Escasez de cerveza, una muestra de cómo el mundo sobrelleva la cuarentena

 Escasez de cerveza, una muestra de cómo el mundo sobrelleva la cuarentena

Las reservas del alcohol medicinal y el gel hidroalcohólico, por otro lado, han desaparecido de forma uniforme en todo el mundo.


Por: AFP

La escasez en diferentes países del mundo de productos tan variados como la cerveza, los dientes de ajo o las herramientas de jardinería, revela cómo se ocupan los millones de humanos confinados debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

En Afganistán, país de muchas supersticiones, el precio del té negro se triplicó durante varios días debido a un rumor sobre sus propiedades curativas, que involucran a un curioso bebé con bigotes.

«Vine a decirte que el té negro cura la Covid-19», era el contundente mensaje de un bebé bigotudo que circuló en las redes hasta llegar a Facebook.

En México nadie está dispuesto a renunciar a la cerveza.

Cuando a principios de abril los dos grandes productores, Heineken y el Grupo Modelo -que produce la célebre «Corona»-, dejaron de producir cerveza, los aficionados se abalanzaron sobre las cajas aún disponibles para la venta, y en las redes sociales se consolidó el lema «#ConLaCervezaNo».

Sri Lanka, en tanto, ha prohibido el alcohol y los cigarrillos durante el confinamiento, provocando desde el 20 de marzo escasez de azúcar, materia prima acaparada por quimicos aficionados que elaboran en sus hogares «kasippu», el aguardiente local.

«La demanda es tal que el alcohol se vende por cuatro veces su precio normal«, dijo un funcionario policial a AFP.

– Remedios de la abuela –

Pero si en algunos países lo que falta son las bebidas alcohólicas, en otros lugares son las guarniciones o acompañamientos las que se han esfumado.

En Irak, las semillas de girasol saladas y tostadas que crujen bajo los dientes son cada vez más difíciles de encontrar.

Pero el alcohol, un compañero esencial para las semillas de girasol y cacahuetes, todavía está disponible en algunas tiendas que levanta tímidamente las cortinas para atender a los clientes más fieles, con la esperanza de que no los pille la policía.

Las reservas del alcohol medicinal y el gel hidroalcohólico, por otro lado, han desaparecido de forma uniforme en todo el mundo.

De igual modo, de Sofía a Túnez y de Bucarest a Caracas las pociones y recetas de la abuela causaron el aumento del precio del ajo, el limón, el jengibre y otras especias que supuestamente son la cura milagrosa para la Covid-19.

Las antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central se concentraron en la «harmala», una planta también utilizada en la ciudad santa chiita iraquí de Nayaf, y que se usa para proteger hogares y prevenir enfermedades.

Y sin embargo para cada uno de estas alternativas la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sido implacable en afirmar: no se ha demostrado ningún efecto beneficioso.

– ¿Y las tareas escolares? –

En Trípoli, la capital de Libia en guerra, no faltan ajo ni jengibre, pero Nadia al-Abed daría todo por cuadernos y bolígrafos.

Forzada a seguir la escolaridad desde casa, como millones de personas en todo el mundo, ya no sabe qué darle a sus tres hijos pequeños para que escriban.

«Usamos todo el papel de la impresora y agotamos todas las agendas de oficina que mi esposo no había utilizado«, dijo a AFP.

Publicidad

A los niños «les rogué que escribieran con letra muy pequeña e incluso les prometí dulces» si cumplían, comentó.

Leer, escribir o resolver problemas es una opción; pero en Europa, otros prefirieron una escuela diferente: la de pasteleros.

En Francia, España o Grecia se torna difícil encontrar harina y levadura en los supermercados. Por supuesto, queda la opción del panadero, que le venderá, más caro, estos ingredientes tan preciados en estos tiempos de encierro.

– «Dealers» de levadura o cuscús –

En Rumanía, los usuarios de Internet se divierten mucho con los «dealers» de levadura que acumulan fortunas en el mercado negro de tartas y pasteles, con parodias publicitarias que ofrecen «un apartamento en el centro de la ciudad por 500 gramos de levadura».

Pero en el Magreb el rey indiscutido es el cuscús hecho con sémola, particularmente apreciado durante el mes de ayuno del Ramadán con sus gigantescas cenas, y que ahora vale casi su peso en oro.

«Se necesita algo especial para obtener cuotas de sémola regularmente«, dijo a AFP el dueño de un supermercado en Argel. «Las pequeñas cantidades que me entregan gota a gota las reservo para mis clientes habituales», admitió.

Y si en todas partes es la cocina la que devora las existencias, en Australia y Nueva Zelanda, donde el número de espacios verdes per cápita es uno de los más altos del mundo, es en el jardín donde la gente pasa su encierro.

«Todas nuestras plantas han visto un aumento en popularidad este mes», dijo Alex Newman, de la sección de jardinería de la marca Bunnings. «La demanda de plantines y semillas es enorme y estamos tratando de reponer nuestras existencias con nuestros proveedores», dijo a AFP.

papialpaes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola
Hola, Gracias por visitarnos quieres hablar con nosotros?